Techo enlucido

Imprimir

La flexibilidad de las tramas KaRo permite su adaptación a todo tipo de formas. Pueden ser colocadas en la parte inferior de cualquier techo a enlucir, bien sea un forjado o un techo suspendido, en una obra nueva o en rehabilitación. Las tramas se fijan directamente al techo, se unen a los colectores, se someten a pruebas de presión y finalmente se cubren con el enlucido, sin necesidad de aumentar su espesor.

  • Para el enlucido, se admite la totalidad de materiales minerales. Sin embargo, no se permiten los enlucidos rugosos, por el peligro de dañar los tubos capilares. Los enlucidos estándar son los tipo MP 75 o IP 22 para máquina, así como los enlucidos acústicos.
  • El pequeño diámetro de los tubos capilares KaRo permite capas delgadas de enlucido (aprox. 10 mm), con lo que se logran altas capacidades de frío.
  • Las líneas de distribución y los colectores de las tramas se colocan normalmente en pasillos, en ranuras en la pared u ocultos bajo la cubierta. Al comienzo de la obra, se debe preparar un esquema del techo con la disposición de las tramas, las conducciones y la distribución. En este esquema, se deben señalar todas las áreas que quedarán sin cobertura de tramas —posiciones de paredes interiores, luminarias y otras disposiciones en el techo—, e indicar la posición de la sonda de punto de rocío.

1
/
  3
 

   

Copyright © 2007 Movinord S.A. Todos los derechos reservados.
Español Francés Inglés Grecia